Aquí, tu ayuda. Servicio de atención social individual y asociativa

Programa aquí tu ayuda. Servicio de atención social individual y asociativa

Atención directa y personal en la que se valora, orienta, informa y apoya a las personas con discapacidad en relación a las necesidades individuales y en la atención asociativa. Tratando de dar respuesta a todas las necesidades informando sobre los recursos tanto propios como públicos o privados que puedan satisfacerles.

Objetivos

FEJIDIF a través de este programa:

  1. Defiende la igualdad de oportunidades de personas con discapacidad en todos los ámbitos de la vida para su plena inclusión social.
  2. Informa, asesora y orienta en la gestión asociativa de sus asociaciones miembro, distribuidas en la provincia de Jaén.
  3. Formación para gestión asociativa.

¿A quién va dirigido?

  • A personas con discapacidad y sus familiares directos.
  • Asociaciones.
  • Administraciones, entidades y profesionales relacionados temas sociales.

Horario de atención

El servicio se realiza los lunes, martes, miércoles y viernes de 9h a 13h. Se ruega solicitar cita previa.

  • Mayte Barragán Cámara.
  • 672 07 48 84.
  • Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .
  • C/ Juan Pedro Gutiérrez Higueras, 3, Edf. Moraleda, Local 1, 23005, Jaén.

Formación: 3 cursos sobre servicio de apoyo y asesoramiento asociativo

Dirigido a personas directivas, profesionales y personal voluntario de asociaciones.

Los cursos son:

  1. Nociones básicas para elaborar un plan de igualdad.
  2. Nueva ley de protección de datos.
  3. Skype.

Datos

  • Los cursos se iniciarán en septiembre.
  • 6h/curso.
  • Online y gratuitos.
  • Máximo 15 personas por curso.
  • Fecha límite de inscripción hasta el 31/08/2018.

Inscripción

Tres opciones:

  • Rellenar el siguiente formulario:
    Introduzca el nombre
    Introduzca los apellidos
    Introduzca el DNI
    Introduzca un email válido
    Introduzca un teléfono válido
    Introduzca una dirección
    Introduzca un código postal
    Introduzca la provincia
    Introduzca la localidad
    Cursos*

    Seleccione algún curso
    Tiene que aceptar el Aviso legal y la Política de privacidad
  • Enviar un correo con los mismos datos del formulario anterior a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .
  • Acudiendo a la sede de FEJIDIF en la C/ Juan Pedro Gutiérrez Higueras, 3, Local 1, 23005, Jaén. Preguntar por Mayte Barragán de L-V de 9:00 a 13:00.

Tríptico

Puede descargar el tríptico aquí: Descargar tríptico en PDF

Preguntas frecuentes: FAQ

Obras de accesibilidad en comunidad de vecinos

Son obligatorias las obras solicitadas por personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes.

El artículo 10.1.b de la Ley de Propiedad Horizontal «tendrán carácter obligatorio y no requerirán de acuerdo previo de la Junta de propietarios, impliquen o no modificación del título constitutivo o de los estatutos, y vengan impuestas por las Administraciones Públicas o solicitadas a instancia de los propietarios, las siguientes actuaciones»:

b) Las obras y actuaciones que resulten necesarias para garantizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad universal y, en todo caso, las requeridas a instancia de los propietarios en cuya vivienda o local vivan, trabajen o presten servicios voluntarios, personas con discapacidad, o mayores de setenta años, con el objeto de asegurarles un uso adecuado a sus necesidades de los elementos comunes, así como la instalación de rampas, ascensores u otros dispositivos mecánicos y electrónicos que favorezcan la orientación o su comunicación con el exterior, siempre que el importe repercutido anualmente de las mismas, una vez descontadas las subvenciones o ayudas públicas, no exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes. No eliminará el carácter obligatorio de estas obras el hecho de que el resto de su coste, más allá de las citadas mensualidades, sea asumido por quienes las hayan requerido.

Concretamente, los gastos de esas obras los cubrirán todos los vecinos del inmueble, salvo las unidades familiares que tengan ingresos anuales inferiores a 2,5 veces el IPREM. En este caso, resulta aplicable, excepto cuando la unidad familiar pudiera tener acceso a subvenciones y ayudas que impidan el coste anual repercutido de las obras o instalaciones supere el 33% de sus ingresos anuales.

Por otro lado, el artículo 17.2 de la citada Ley establece que «sin perjuicio de lo establecido en el artículo 10.1 b), la realización de obras o el establecimiento de nuevos servicios comunes que tengan por finalidad la supresión de barreras arquitectónicas que dificulten el acceso o movilidad de personas con discapacidad y, en todo caso, el establecimiento de los servicios de ascensor, incluso cuando impliquen la modificación del título constitutivo, o de los estatutos, requerirá el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación.

Cuando se adopten válidamente acuerdos para la realización de obras de accesibilidad, la comunidad quedará obligada al pago de los gastos, aun cuando su importe repercutido anualmente exceda de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes».

En consecuencia, si se cumplen las condiciones antedichas, la comunidad está obligada a realizar las obras sin necesidad de acuerdo que lo autorice siempre y cuando se den las condiciones exigidas en el art. 10 así como al pago de su mantenimiento.

El acuerdo solo versará sobre la derrama y la distribución de gasto entre los propietarios.

Deberán contribuir a su pago la totalidad de los propietarios de la comunidad (al ser obras de obligado cumplimiento) por lo que todos ellos deberán contribuir a su pago, incluidos los propietarios de los locales comerciales y garaje conforme al coeficiente de participación (art. 9.1.e LPH).

Si supera dicho importe, será necesario un acuerdo por la mayoría de la totalidad de los propietarios y cuotas.

Lo anteriormente dicho en relación a la obligación de la comunidad de ejecutar las obras será aplicable siempre y cuando la obra solicitada sea para suprimir las barreras arquitectónicas que pide el propietario en razón de la discapacidad que acredite en su certificado o su edad.

Cuando la comunidad no cumple sus acuerdos

En una comunidad tomaron el acuerdo, el tiempo pasa y no se hace nada. ¿Cómo puede exigir que aquel acuerdo se cumpla?

Los acuerdos se adoptarán con el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que, a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación, así como que se computarán como votos favorables los de aquellos propietarios ausentes de la Junta debidamente citados y que, informados del acuerdo, no comuniquen su discrepancia en el plazo de 30 días naturales.

Los acuerdos de la Junta deben reflejarse en un acta, que ha de ser firmada por el presidente y el secretario al terminar la reunión o dentro de los diez días naturales siguientes. Desde que el acta se cierra con dichas firmas, los acuerdos son ejecutivos. Por tanto:

  • La comunidad debe cumplirlos y hacer la actuación.
  • Ello es así incluso aunque algún propietario impugne judicialmente el acuerdo adoptado. Si en dicha impugnación el juez no resuelve suspender la ejecutividad del acuerdo, éste debe cumplirse.

¿Qué hacer para exigir el cumplimiento?

Enviar un burofax al presidente (o al administrador, si existe) exigiendo que se dé cumplimiento al acuerdo. Poner un plazo razonable para ello (por ejemplo, 15 días), y añadir las siguientes advertencias:

  • Que se reserva el derecho a reclamar a la comunidad una indemnización por los perjuicios que la demora en reparar le pueda provocar.
  • Que, de acuerdo con la ley, corresponde al presidente (o al administrador) ejecutar los acuerdos adoptados, por lo que también les exigirá responsabilidades a ellos.

Demandar

Si, tras su burofax, sigue sin realizarse, presente una demanda solicitando al juez que obligue a la comunidad a cumplir sus acuerdos.

¿Y si la comunidad cambia de opinión?

Puede suceder que la comunidad cambie de opinión y que decida no realizar la obra o instalación, acordada. Para evitar este riesgo lo mejor es que actúe de la forma indicada y que envíe el burofax. Y si el acuerdo se toma, impúgnelo judicialmente se trataría de un acuerdo nulo, la obra de accesibilidad es obligatoria y exigible en los tribunales.

Obras e instalaciones de accesibilidad que pueden realizar las personas con discapacidad asumiendo el coste

Las obras e instalaciones de accesibilidad que pueden realizar las personas con discapacidad, asumiendo el coste que suponen. En este sentido, según la Ley de Límites al Dominio sobre Inmuebles para eliminar Barreras Arquitectónicas a las Personas con Discapacidad, el titular del derecho comunicará al presidente de la comunidad de propietarios o mancomunidad la necesidad de ejecutar obras de adecuación para la eliminación de barreras por razón de su discapacidad o edad.

Esta Ley también establece que se acompañará a esa comunicación, la calificación del grado de discapacidad o DNI para acreditar la edad, el proyecto técnico de la obra por realizar detallado, y la acreditación de empadronamiento municipal.

El receptor de la comunicación, continúa, en el plazo máximo de 60 días, comunicará al solicitante: su consentimiento, oposición razonada o podrá plantear soluciones alternativas a las propuestas por el solicitante, el cual podrá transmitir su conformidad o disconformidad, en ese sentido.

Si esa comunicación fuera de oposición o las medidas propuestas no fueran aceptadas por el solicitante, hay que seguir la vía de la demanda en los Tribunales de Justicia, en el orden civil.

Por tanto, en este caso, se plantea que “los gastos que originen las obras o instalaciones correrán a cargo de la persona solicitante de la misma”.

Para este caso la normativa aplicable: la Ley de Adaptación Normativa a la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad y la Ley de Límites del Dominio sobre inmuebles para eliminar barreras arquitectónicas a las personas con discapacidad.